Esto que lo haga “alguien”

05.12.2019

Cuantas veces has oído esa expresión en el trabajo, seguro que unas cuantas veces. Si lo oyes habitualmente creo sinceramente que tu empresa o tu jefe se lo tienen que hacer mirar rápidamente. Si eres tu quien la realiza habitualmente, pues háztelo mirar. ¿Quién es ese alguien? ¿Hombre o mujer? ¿Cuál es su función dentro la empresa? La misma ley que en una cuenta de resultados analítica y concretamente en el apartado de gastos los conceptos varios u otros, de existir que no deberían, suelen ser los más grandes, aplica al no definir quién debe realizar una tarea u otra y dejar a ese "alguien" que realice la misma. No hay que ser ingeniero de la NASA para saber que esa tarea tendrá pocas posibilidades de salir a delante o simplemente no se va a realizar nunca. La propia definición de la palabra "alguien" nos indica que es una o varias personas indeterminadas. Como indeterminado va a ser el resultado del trabajo asignado a ese "alguien". Es responsabilidad de los superiores dentro de las organizaciones asignar las tareas correctamente y es responsabilidad de los que deben desempeñar dichas tareas preguntar aquellas dudas que puedan surgir. Sin comunicación, la cual incluye la escucha activa, es imposible que una orden pueda ejecutarse correctamente. Cuando hablamos de la motivación de las personas en las empresas siempre nos vamos a la parte emocional, los cual no está falto de razón, pero esa motivación debe empezar por definir correctamente qué, cómo y cuándo hacer aquello que se nos encarga dentro de nuestros principios, cometidos y responsabilidades. Si todo esto no está en equilibrio genera un problema en vez de una solución y creo que todos sabemos a esta alturas como terminan esas tareas. 

Un buen comienzo cuando una persona, que a fin de cuentas es lo que somos dentro de un sistema u organización sea el puesto o la responsabilidad que tengamos, es importante para llegar a entender cuál es nuestro rol dentro de esta. En cualquier empresa, clínica dental u otra empresa/negocio que tenga una estructura, aunque pequeña, como propietarios, jefes y empleados, al menos uno, debe tener un manual de bienvenida donde se deben explicar al menos los siguientes conceptos:

  • Introducción de la empresa.

Una presentación de la misma.

  • Bienvenida por parte del director o responsable de área.

El trabajo es donde más tiempo pasamos en la vida.

  • Misión, Visión y Valores de la empresa.

Todos debemos estar alineados con lo que la empresa representa.

  • Plan a 5 años de la empresa.

El trabajador debe conocer los planes a corto, medio y largo plazo de la empresa donde va a trabajar. Debe saber si está en el lugar correcto.

  • Organigrama de la empresa.

Con una breve descripción para poder ubicar correctamente a los jefes y compañeros.

  • Descripción del puesto de trabajo.

Saber exactamente lo que debes hacer y lo que no. Cuáles son tus responsabilidades dentro de la empresa.

Todos queremos pertenecer, dentro de un orden y un equilibrio. Tres leyes básicas del coaching sistémico.

Gracias a José Manuel Sánchez del CEC por darme la luz con el titulo de esta publicación. 

Francisco Ramos - Coach y Consultor Senior -

En el año 2015 fundó junto con sus dos socios Coaching 340 Consultores después de su paso como Director y Controller en varias empresas. Dedica su vida y su empresa a ayudar, enseñar e inspirar a los profesionales de sectores como el veterinario o el dental, entre otros, en uno de los momentos más delicados por el que están atravesando. También colabora como profesor en la escuela de negocios EAE Business School en las áreas de finanzas, desarrollo directivo, liderazgo y coaching.    

Coaching | Consultoría | Gestión | Neuromarketing | Formación | Mentoring | Dental | Veterinario