El camino donde se encuentran el coaching y la clínica dental.

06.09.2018

El coaching y la clínica dental como empresa comparten en muchas ocasiones el camino a aquellos objetivos que esta última busca desde el momento cero de su creación. Un sueño que se pone en marcha para servir a los pacientes de la mejor forma posible, dominando la zona de influencia donde trabaja, con protocolos, productos y personas innovadoras, intentando actuar mejor, más rápido y con el máximo éxito posible. Estar actualizado al igual que lo hace la ciencia y el mercado es una máxima a la que no se puede renunciar.

La vida de una clínica dental está llena de pequeñas decisiones, las cuales le permiten conseguir, además de un buen funcionamiento, mantener la confianza de los pacientes y no menos importante, el compromiso del equipo que trabaja por y para que los sueños de un proyecto como una clínica dental se cumplan. El coaching, si el gestor o propietario de la clínica lo considera oportuno, ayuda a las personas que trabajan junto con el dentista a tomar las decisiones más correctas siempre por el bien del paciente, decisiones de alta calidad. Y hay entra el propietario, gestor o líder, el cual debe transmitir los valores que quiere que se implementen en la clínica. No se pueden guardar secretos con aquellos que al final van tomar un camino u otro. Hay que compartir los valores y la estrategia. Guardados en caja de cristal poco o nada van a influenciar en aquellos que tienen que mantener la confianza de esos colaboradores que día a día dan de comer ese sueño llamado clínica. Tan importantes son las grandes decisiones que se toman como aquellas pequeñas decisiones ya que estas son para los trabajadores las más importantes. Si un empleado detecta que la política de la clínica va en contra de sus principios, aunque la realidad no sea esta, el paso del tiempo pondrá entre la espada y la pared un sueño que de no pasar a la acción morirá antes de ver concluidos sus obejtivos.

El coaching dental trabaja en esta dirección sobre situaciones como estas. Una clínica dental es un negocio rentable, respetado por los pacientes, un sitio donde apetece trabajar, consigue tener pacientes satisfechos y opera bajo una praxis que nada tiene que ver con otro tipo de negocios.

Tan importante es para una clínica dental el final del objetivo, objetivo-resultado, como el camino a recorrer, objetivo-proceso.

Enumero siete pasos para establecer objetivos concretos y correctos como podría enumerar doscientos, aunque como siempre dice mi padre, por algún sitio hay que empezar y si es deseable que sea por los cimientos antes que por el tejado:

Expresa siempre tus objetivos en positivo ¿Qué es lo que quieres?

Concreta aquello que quieres ¿Qué es exactamente lo que quieres?

Medir el progreso y el final es clave ¿Cómo sabrás que has logrado tu objetivo?

Los recursos adecuados y bien organizados ¿De qué recursos dispones ya y cuales vas a necesitar?

Acción, movimiento y dirección hacia el objetivo ¿Hasta qué punto controlas ese objetivo?

Buscar el equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe ¿Cuál es el coste en tiempo, dinero y oportunidad?

Prepara un plan de acción para convertir el objetivo en algo real. Objetivos realistas, que puedan ser alcanzables. Tener un objetivo de facturación irreal puede ser un buen ejemplo.

Una buena pregunta antes y durante un proceso de coaching dental es: ¿Cómo quedara afectado el equilibrio entre los diferentes aspectos de tu vida cuando alcances ese objetivo profesional?

Francisco Ramos - Coach y Consultor Senior -

En el año 2015 fundó junto con sus dos socios Coaching Dental 340 después de su paso como Director por VP20 Consultores. Dedica su vida y su empresa a ayudar, enseñar e inspirar a los profesionales del sector dental en uno de los momentos más delicados por el que está atravesando el sector. 

Coaching | Gestión | Dental

Consultoría | Neuromarketing | Formación | Mentoring