¿Qué y quien es el Comercial Dental?

07.09.2018

Empecemos por el principio: Un comercial dental es aquel que se sienta delante de un paciente y trata de venderle un tratamiento adecuado para aquella necesidad por la cual decidió entrar por la puerta de nuestra clínica. El mismo puede ser desde el propio odontólogo que lo reviso hasta una persona contratada específicamente para realizar esta tarea. En cualquier caso hay algo que deben tener en común: formación para vender a un paciente.

En lo primero que el comercial debe trabajar es su interior. El éxito de que el paciente se quede con nosotros depende en un porcentaje altísimo de la personalidad del comercial, más importante aún que el conocimiento que este tenga sobre aquello que esta ¡ojo! vendiendo.

La preparación mental del comercial debe ser trabajada al igual que trabajamos nuestro cuerpo, una dieta correcta y unos ejercicios apropiados. Práctica, práctica y práctica. Si el comercial no está preparado mentalmente no transmitirá al paciente aquello que este necesita para decidirse por nuestra clínica y no por otra de la competencia. Si el comercial no se respeta a sí mismo, ¡cómo va a respetar a la persona que tiene enfrente! Mientras mejor imagen tenga de sí mismo, más confianza tendrá a la hora de vender el tratamiento al paciente. Para que el paciente confié en el comercial este debe agradarle, y para conseguir agradar a alguien primero debe agradarse a sí mismo. El paciente como ser humano que es aceptara un plan de tratamiento de alguien en el cual confía y por lo tanto le agrade. Si no está seguro de lo que ve, oye y siente la venta del tratamiento se perderá.

Ya hace muchos años que digo que la primera empresa para la que trabajamos somos es Nosotros mismos S.L. Todas las personas y los comerciales del sector dental no son una excepción trabajan para su propio provecho y luego para el de la empresa que les paga. Y está bien. Una vez que se tiene claro este concepto se debe considerar la empresa que le paga como si le perteneciera. Es simple, si a la empresa, clínica dental en este caso, le va bien al comercial le puede ir bien pero si a la clínica dental le va mal, al 100% afirmo que al comercial le va a ir mal. Hay que evitar inventar excusas o culpar a los demás cuando no se consigue el objetivo. No se critica y no se queja uno. La responsabilidad de la venta es del comercial que la ejecuta y si este no lo consigue no debe responsabilizar a los demás. 


Francisco Ramos - Coach y Consultor Senior -

En el año 2015 fundó junto con sus dos socios Coaching Dental 340 después de su paso como Director por VP20 Consultores. Dedica su vida y su empresa a ayudar, enseñar e inspirar a los profesionales del sector dental en uno de los momentos más delicados por el que está atravesando el sector.

Coaching | Consultoría | Gestión | Neuromarketing | Formación | Mentoring | Dental